5 de junio de 2008

Causas y Tratamientos de la Infertilidad - Embarazos Fertilidad - Embarazos Multiples

Embarazos Multiples
Embarazo - Fertilidad

Causas y tratamientos de la infertilidad.

Con la capacidad de diagnosticar casi todos los casos de infertilidad y solucionar la gran mayoría de ellos, la medicina cuenta actualmente con técnicas y equipos modernos, pero el tratamiento, el resultado final de un embarazo, aún se basa en probabilidades, sea a través de la acción de los remedios o por la implantación de los embriones en el útero.

Una vez detectado el problema, aún existe el estrés, la ansiedad, la expectativa y, muchas veces, la decepción. Un verdadero desgaste para la pareja que, la mayoría de las veces, espera ansiosamente el embarazo. La única manera de minimizar el desgaste emocional es informarse sobre cada etapa del tratamiento y las reales posibilidades de éxito.

Existen varias causas de infertilidad femenina. Generalmente, las principales causas en la mujer son: las alteraciones de la ovulación, como la ausencia de menstruación o ciclo irregular; endometriosis – enfermedad que se caracteriza por la fijación del tejido que reviste el interior del útero en otras partes del cuerpo, además de sangrados durante el período menstrual. También la existencia de adherencias o cicatrices en las trompas y en los ovarios (causadas por endometriosis, enfermedades de transmisión sexual o abortos, por ejemplo).

Otro factor muy común es la obstrucción de las trompas causada por una cirugía – ligadura, enfermedades de transmisión sexual o malformación del órgano. Además, puede haber otros problemas con relación a los factores inmunológicos – anticuerpos contra el esperma o contra el propio ovario – que perjudican el desarrollo de los folículos, al igual que las enfermedades inflamatorias pélvicas, de transmisión sexual como la gonorrea, sífilis, etc.

Factores psicológicos


A veces no se tienen en cuenta las causas psicológicas de la infertilidad. Según especialistas en el tema, aproximadamente el 5% de los casos no se encuadra en ninguna de las causas físicas del problema. O sea, la dificultad de embarazo puede estar relacionada con el aspecto emocional y debe ser tratada con un analista. Como la maternidad es una exigencia social: el hijo es una satisfacción que se da a los otros. Es una exigencia para convertirse en una mujer normal impuesta por nuestra relación con la sociedad.

La infertilidad psicológica en la mujer puede provenir de conflictos familiares, de la rivalidad o de problemas no resueltos con los padres, conflictos, el miedo al cuerpo y la hipocondría – la obsesión con la propia salud. Normalmente, los trastornos psicológicos pueden llevar a la falta de ovulación en la mujer y a la menor producción de espermatozoides en el hombre, además del miedo de generar un hijo anormal.

Recursos


Básicamente existen cuatro métodos de fertilización asistida – su aplicación depende el tipo de problema de cada pareja. Los precios cambian según el caso, en dependencia de la medicación aplicada, del tiempo y del modo en que los pacientes responden a las drogas, de los tratamientos paralelos y de otros factores.

La inseminación artificial es el método más simple de fertilización asistida. El primer paso es detectar, por ecografía, el momento de la ovulación (natural o inducida por hormonas). Inmediatamente después el esperma es recolectado por masturbación y los espermatozoides móviles y con forma normal son seleccionados e introducidos en la trompa por medio de un catéter.

Otro método es el ICSI – inyección intracitoplasmática de esperma. En esa técnica, el ovario es estimulado por hormonas y se retiran los óvulos. El esperma es recolectado por masturbación y son elegidos los espermatozoides más saludables. Cada óvulo recibe solamente un espermatozoide, inyectado con una aguja muy fina. Cuando se han formado los embriones, son colocados en el útero.

Otra opción es la transferencia intrafalopiana de gametos – GIFT. Por ese método, se retira el óvulo después de la estimulación con hormonas, y el espermatozoide es recolectado por masturbación. Se coloca a ambos en el interior de la trompa – y allí ocurrirá la fecundación, imitando a la naturaleza. Este método requiere una pequeña cirugía – una laparoscopia para observar la colocación del óvulo en la trompa. En la fertilización in vitro, los óvulos son recolectados después de la ovulación estimulada por drogas. En el laboratorio, el óvulo y los espermatozoides se colocan juntos, para que ocurra la fertilización. Después de la formación del embrión, éste es colocado en el útero.

Los especialistas de todo el mundo permanentemente promueven y desarrollan estudios y nuevas técnicas que dan esperanzas a las mujeres que ya realizaron varios tratamientos de fertilización sin éxito. Para algunas de ellas, el problema puede deberse a la calidad de los óvulos, que pierden la capacidad de fecundación con el tiempo.

La primera técnica: el óvulo tiene 10% de su citoplasma – especie de gel encontrado en el interior de las células – reemplazado por el citoplasma de un óvulo más joven, de otra mujer – por lo que tendría mayores posibilidades de fertilización.

La segunda técnica, la transferencia nuclear, es semejante a la clonación de la oveja Dolly – ya ha dado resultados en laboratorio con reptiles, pero está siendo perfeccionada para mamíferos. La idea es tomar el núcleo – donde se encuentra el código genético – de un óvulo cansado e introducirlo en un óvulo joven cuyo núcleo también ha sido sacado.

Orientación


Las mujeres generalmente van al ginecólogo por primera vez en la adolescencia y, a partir de ese momento, hacen visitas periódicas al médico – cualquier problema puede ser diagnosticado y tratado de manera precoz. Pero los hombres sólo visitan al urólogo cuando tienen algún problema. Si las visitas al médico fuese uno de los hábitos masculinos, algunos exámenes podrían diagnosticar, incluso en la adolescencia, posibles causas de infertilidad, como falta del canal que conduce el esperma, o secuelas dejadas por una enfermedad infantil, como las paperas. De esta manera, las parejas comenzarían una vida nueva sabiendo realmente si tendrían o no problemas de fertilidad.

Otro alerta importante para la pareja se refiere a las clínicas de reproducción asistida, que la mayoría de las veces contrasta con un escenario poco difundido, reflejo de la falta de una política de salud pública para el área de infertilidad en la mayoría de los países.

Las parejas también deben estar alertas ante promesas exageradas de éxito. Los índices de las técnicas de fertilización alcanzan resultados que pueden variar del 5% al 40%, además, es necesario que los interesados conozcan los riesgos involucrados en este tipo de tratamiento. Por lo tanto, es fundamental buscar profesionales y servicios médicos competentes.

1 comentario:

Buscar en este blog